Fondo

sábado, 14 de octubre de 2017

Baelo Claudia

La ciudad nació a finales del siglo II a. C., siendo la heredera de un asentamiento bástulo-púnico más antiguo (Bailo, Baelokun), y su existencia está muy relacionada con el comercio con el norte de África (era el principal 
puerto marítimo que enlazaba con la ciudad de Tánger en Marruecos). Es posible que Baelo Claudia tuviera algunas funciones de centro administrativo, pero la pesca, la industria de salazón y el garum (una salsa derivada del
mismo) fueron las principales fuentes de riqueza. El emperador romano Claudio le concedió el rango de municipium (municipio romano). La vida de estas poblaciones alcanzó pleno
esplendor entre los siglos siglo I a. C. y siglo II d. C., iniciándose su decadencia a partir de segunda mitad del siglo II, cuando un gran maremoto arrasó gran parte de la ciudad. A sus desastrosos efectos se sumaron la crisis del
siglo III y las incursiones de hordas de piratas, fundamentalmente mauritanos y germanos. Aunque experimentó un ligero rebrote en el siglo III, la ciudad fue abandonada definitivamente en el siglo VII.
Era esta una ciudad portuaria dedicada principalmente a la pesca y a la salazón de atunes, así como a la producción de "garum". Estas actividades tenían lugar durante los meses de verano y atraían a la ciudad a
numerosos trabajadores temporeros, hecho que determina en parte las características de algunos de sus edificios.
Desde finales del siglo I d. C. su prosperidad viene paulatinamente a menos coincidiendo
con la crisis en la producción de sus fábricas, las invasiones del Norte de África (siglo II d. C.), los saqueos de las hordas germánicas (siglo III d. C.) y sobre todo, un movimiento sísmico que arruina los edificios levantados
durante la época imperial; factor que acelera el proceso de abandono que ya venía sufriendo la ciudad, y a pesar de lo cual sus relaciones comerciales logran mantenerse hasta el siglo V d. C. En su trazado urbano se distinguen las
dos vías principales clásicas de la ciudad romana: el decumanus maximus, que la recorría de Este a Oeste y en cuyos extremos se situaban las puertas de entrada a la ciudad, y el cardo maximus, que la cruza en ángulo
recto y por tanto en dirección norte a sur.

En el encuentro de estas dos calles principales se situaba el foro o plaza principal, cuyo pavimento actual es el original de losas de Tarifa conservado desde el siglo I, y a cuyo
alrededor se distribuían los principales edificios públicos. Era esta una plaza descubierta con pórticos en tres de sus lados, desde uno de los cuales se accedía a tres de ellos: el templo del emperador, la curia, y otro que servía de sala
de reuniones. El edificio principal, situado al
fondo es la basílica, destinado a diversos fines y especialmente a sede de los tribunales de justicia; y en el lado izquierdo existían unas pequeñas construcciones rectangulares hechas con piedras: las tiendas o tabernaes.

En el yacimiento se conservan los elementos más representativos que constituían la esencia de una ciudad romana. Ésta contaba con:
Una cerca o muralla, reforzada con más de cuarenta torres de vigía, de las que se
conservan las puertas principales de la ciudad, la que se dirigía a Gades, al oeste, y la que se dirigía a Carteia (cerca de San Roque). Hacia el Este, existía una tercera puerta situada al norte de la ciudad, denominada Puerta de Asido.
Edificios de carácter administrativo como la curia (senado local) o el archivo municipal.Una plaza pública (foro).Un palacio de justicia (basílica judicial), situado en el foro frente a los templos. Tiene planta rectangular y mide 19,5
por 35,5 metros. Estaba presidido por una estatua del emperador Trajano de más de tres metros de altura.Cuatro templos: tres dedicados a cada uno de los componentes de la Tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) y
uno dedicado a la diosa egipcia Isis,
relacionado al culto isíaco en la península, descubierto recientemente por un grupo de arquéologos del histdeutsch. Una disposición similar sólo ha sido hallada en la ciudad de Sbeitla en Túnez.El mayor edificio de Baelo
Claudia es el teatro, con aforo de hasta 2000 personas, donde todos los actores eran hombres, incluso en los papeles de mujeres, que para interpretar se colocaban máscaras, según fuese el personaje que
representaban.También pueden verse restos de las tiendas (tabernae), el mercado (macellum), recinto cerrado destinado a la venta de carne y comestible en general y formado por catorce tiendas y un patio interior;, y las termas
(termae).El abastecimiento de agua de la
ciudad se realizaba por medio de cuatro acueductos.5​ También puede apreciarse la zona industrial con restos de las instalaciones para la fabricación del garum, calles, acueductos, restos del sistema de
alcantarillado, etc. En ningún otro yacimiento romano de la Península Ibérica es posible extraer tras la visita una visión tan completa del urbanismo romano como en Baelo Claudia. En esto radica su principal interés, destacado
también por el espectacular paisaje que rodea a la ciudad.

Fotos bajadas de internet. Si los autores de estas fotos no desean que estén en este blog, les ruego me lo hagan saber y serán retiradas de inmediato. Gracias.

domingo, 1 de octubre de 2017

Visitando Tierra Santa

Querido amigos!! Una de mis ilusiones en la vida era visitar Tierra Santa y hace un par de años realice mi sueño, os dejo un pequeño recuerdo de aquellos día con la esperanza de que os agrade. 

Besos para todos.
video

domingo, 17 de septiembre de 2017

Mogarraz

Mogarraz es un municipio y localidad española de la provincia de Salamanca, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Se
integra dentro de la comarca de la Sierra de Francia. Pertenece al partido judicial de Ciudad Rodrigo y a la Mancomunidad Sierra de Francia.

Su término municipal está formado por un solo núcleo de población, ocupa una superficie total de 9,05 km² y según los datos
demográficos recogidos en el padrón municipal elaborado por el INE en el año 2016, cuenta con una población de 309 habitantes.
La villa de Mogarraz está declarada Bien de Interés Cultural con categoría de conjunto histórico en 1998, presentando una estructura
urbanística de trama típicamente medieval, con calles estrechas y trazado regular.
La fundación de Mogarraz se debe al proceso
de repoblación llevado a cabo por los reyes leoneses en la Edad Media en la Sierra de Francia. De este modo, Mogarraz pasó a
formar parte del alfoz de Miranda del Castañar tras la creación de este por el rey Alfonso IX de León en 1213. Con la creación de
las actuales provincias en 1833, Mogarraz fue incluido en la provincia de Salamanca, dentro de la Región Leonesa,  adscripción territorial
que se ha mantenido vigente hasta la actualidad. Casas con arquitectura tradicional de la Sierra de Francia. Fachadas con entramados
serranos de madera rellenas de mampostería y símbolos a descubrir grabados en la piedra. Balconadas típicas.
Iglesia parroquial Nuestra Señora de las Nieves con planta de cruz latina y altar barroco. El campanario destaca sobre los
tejados de las casas de la villa.
Plaza Mayor, es de forma ovalada, donde se celebraban festejos taurinos.Ermita y Fuente
del Humilladero.
Museo Etnográfico de Mogarraz "Casa de las Artesanías", un recorrido por la artesanía más
peculiar de la localidad. El trabajo del oro (los orives), el cuero, los bordados y los trajes.
Mogarraz cuenta con un trazado urbano muy característico, con influencia del mundo árabe y judío.
La villa salmantina de Mogarraz, una de las pocas juderías conversas al cristianismo y Conjunto Histórico Artístico, ha "resucitado" los rostros de 388 vecinos de los años sesenta con una exposición, donde los lugareños miran al visitante desde la fachada de la casa que habitaron. Se trata de una obra del afamado pintor salmantino natural de Mogarraz Florencio Maíllo, que ha querido colgar por las calles del pueblo un instante del otoño de 1967, cuando un fotógrafo de la villa retrató a todos los habitantes para que tuvieran la foto-carné necesaria para sacarse el DNI.
Si el autor de estas fotos no desea que estén expuestas en este blog, le ruego me lo haga saber y serán retiradas de inmediato. Gracias.


miércoles, 12 de julio de 2017

¡¡Feliz verano!!

Queridos amigos!! Con estas refrescantes imágenes del puerto y playa de mi ciudad, os deseo que paséis un feliz verano. Yo haré unas semanas de descanso bloguero hasta septiembre. Que disfrutéis a tope tanto si salís como si no. Montón de besos y abrazos para todos.

viernes, 23 de junio de 2017

Mirambel

Mirambel es una localidad y municipio español de la provincia de Teruel, comunidad autónoma de Aragón, de la comarca del Maestrazgo. Mirambel se sitúa al pie de la
montaña de San Cristóbal, cerca de la rambla de Cantavieja, que desemboca en el río Bergantes.
El área de Mirambel estaba ya poblada en
época ibérica, como lo demuestra el yacimiento de El Castellar. Existió asimismo una necrópolis cerca de donde se alzan actualmente la iglesia parroquial y la rectoría. Ya en 1860

el entonces rector de la Universidad de Valencia, Nicolás Ferrer Julve encontró varios enterramientos y hachas de piedra, hallazgos que se han visto ampliados en campañas más recientes. 

El centro histórico de Mirambel es uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Aragón. En 1980 todo el casco urbano de declaró BIC por ser «villa cargada de historia,
conservando en su totalidad el recinto amurallado y las notables construcciones, sin alterar la imagen y el ambiente Medieval» y recibió en 1981 la Medalla de Oro de Europa

Nostra por las tareas de restauración, que entregó personalmente la reina Sofía de Grecia, a la que se le concedió el título de "hija adoptiva de Mirambel".

Las Murallas Rodean totalmente la villa y en parte están ocultas por las casas adosadas a las mismas, excepto en la parte norte, en que están totalmente visibles. Parte de las murallas
fueron construidas por los caballeros templarios, y en sus tiempos existían al menos cinco torres, de las que quedan dos en la actualidad, ambas en la parte norte. Las

murallas cercaban totalmente la población medieval, que posteriormente creció a lo largo de la actual calle Mayor. Entre los accesos destaca el Portal de las Monjas, con su
decoración de celosías de yeso. 

Convento de las Monjas Agustinas: Se sabe que en 1342 se dio permiso para reconstruir una ermita extramuros de la villa. En 1413 el
Justiciable Bayle y otros habían incurrido en excomunión por haber derribado la ermita a fin de construir de una parte de las murallas. En abril de 1564 la villa cedió en usufructo la
nueva ermita para fundar el convento de las religiosas Agustinas y el 15 de abril de ese año tomó posesión su fundadora, procedente de Valencia. En 1789 la villa cedió el dominio
directo de la ermita. La iglesia de Santa Catalina Mártir es de dimensiones regulares aunque bien ornamentada, estando aneja al convento y casa que fueron el antiguo hospital.
El altar mayor de la iglesia obedece al orden salomónico. Existen otros retablos góticos y varias inscripciones muy difuminadas. En el huerto del convento estaba enclavada una de
las torres redondas que fortificaban y resguardaban la villa. Se mandó derribar en 1892, sin respetar las inscripciones árabes que tenía.

La iglesia parroquial de Mirambel aparece mencionada ya en su carta puebla, en la que el rey Jaime II de Aragón concede autorización para allegar recursos a su reparación en 1308.
El 12 de septiembre de 1679 encontramos un acuerdo de sus vecinos para fabricar la nueva planta. En 1837, en el contexto de la Primera Guerra Carlista se prendió fuego a la iglesia,
que quedó destruida con gran parte de su patrimonio. Tan sólo restaron las paredes y la torre, reutilizadas en la reconstrucción que dirigió el valenciano Salvador Minero, en estilo
barroco. El Palacio Consistorial se terminó en 1615, aunque las obras habían comenzado al menos en 1538. Se encuadra en la tradición de las lonjas-trinquete y tiene tres plantas. Le
caracterizan los arcos de sillería, los ventanales y los ráfeles de los tejados, que indican una época de poder económico. En su planta baja se encuentra una cárcel de cronología anterior,
probablemente gótica. En su sala principal, en la segunda planta, se han representado obras teatrales dadas su amplitud. Figura en su fachada el escudo de la villa tallado en piedra.

El castillo: El núcleo principal que permanece hoy día es la parte más antigua del mismo, y una pequeña parte de lo que fue durante la Edad Media. Data al menos del siglo XIII y fue
reformado varias veces hasta que acabó convirtiéndose en una vivienda particular alrededor del siglo XIX y fue demolido en gran parte en la década de 1950. Quedan restos de las paredes de mampostería y algunas de adobe con arcos apuntados de acceso. En 1999, el Instituto de Patrimonio Histórico Español llevó a cabo unas excavaciones arqueológicas que han contribuido a conocer algo mejor la historia del

monumento. La Casa de Aliaga: Tiene la distribución típica de los palacios renacentistas aragoneses. Es muy similar a la Casa Castellot, que se encuentra en la misma plaza. La puerta de ingreso al palacio es en arco de medio punto; en la planta noble, las ventanas tienen alfeizar moldurado; y el ático se cierra con una galería de arquillos aragonesa debajo de un amplio alero volado. 

Casa Castellot: Se trata de un palacio
renacentista aragonés típico, que ocupa todo un frente de la plaza Aliaga. En la fachada se concentran todos los signos del elevado estatus social de la familia propietaria. En la planta baja hay una sobria portada con arco de medio punto. En la planta noble las amplias ventanas son adinteladas con el alféizar
moldurado y por último el edificio se cierra con la típica galería de arcos aragonesa bajo un doble alero volado de madera.
Imágenes bajadas de internet, si los autores de las mismas no están de acuerdo en que aparezcan en este espacio, les ruego se pongan en contacto conmigo y serán retiradas. Gracias.
  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...